Cambios legales en la última reforma del código

Cambios legales en la última reforma del código

Antes de iniciar una sucesión asesórese con un abogado de confianza

Cambios legales en la última reforma del código

La muerte constituye el hecho generador más intenso de efectos jurídicos. La legislación debe receptar la evolución de la sociedad y traducir esto a la Ley. El aspecto sucesorio, la sociedad en general y la sociedad jurídica en especial, hace años que reclamaban, entre otras cosas, este tipo de modificaciones, ya que las porciones hereditarias forzosas de la Argentina eran las más grandes del mundo. Entonces, las personas tenían poco poder para disponer después de su muerte, del patrimonio que ellas mismas habían forjado. 

A partir del  01/08/2015 ya nada es igual ante la ley: nacer, casarse, tener hijos e incluso morir.

El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación modificó el porcentaje de la legítima herencia: aumenta de un 20% a un 33,3% la proporción de la herencia que alguien puede dejar a otra persona.

 

Herencia: Es un conjunto de bienes y deudas que deja una persona al morir. Si las deudas superan el valor de los bienes, los herederos no tienen que pagar esa diferencia con su patrimonio.

 

Legitima: El nuevo Código modifica el porcentaje de la legítima herencia, es decir que aumenta de un 20% a un 33,3% la proporción de la herencia que alguien puede dejar a otra persona o institución, sin importar la existencia de un vínculo familiar. Esto beneficiará, por ejemplo, a quienes no están casados, ya que la convivencia, certificada o no, no otorga derechos sucesorios.

Para comprender mejor la actual modificación, en el viejo código, las porciones que no se podían  disponer por testamento, por ejemplo, porque correspondían a nuestros hijos, padres u otros parientes nuestros eran:

1).- a los descendientes 4/5 partes

2).-. a los ascendientes las 2/3 partes

3).- y al cónyuge le corresponde1/2.

 

Con el nuevo código estas porciones se acrecientan a cada uno de ellos, a saber: 1).- a los descendientes, es decir a los hijos o nietos que concurran a la herencia por derecho de representación se modifica de 4/5 a 2/3 de todo el acervo hereditario.

2).-  a los ascendientes de 2/3 a 1/2.

3).- el cónyuge que continúa retirando su cincuenta por ciento de la herencia. Con respecto al esposo/a no es heredero, concurre a la sucesión como “socio” a retirar su parte o mitad de los bienes gananciales que poseía en común con el fallecido.

 

Se incorpora un instituto muy novedoso y eficiente: La Licitación: esto quiere decir que desde la aplicación del nuevo cuerpo legal, cualquiera de los herederos puede pedir la licitación de alguno de los bienes de la herencia para que se le adjudique dentro de su hijuela por un valor superior al avalúo, si los otros herederos no superan su oferta. Ahora para adquirir un bien hereditario, nos encontraremos como cuando licitamos un automóvil por el que venimos pagando mensualmente un plan de ahorro.

 

Matrimonio in Extremis o por causa de muerte: Asimismo, se innova respecto a la incorporación del matrimonio in extremis -el casamiento de la persona por morir con la persona que lo cuidaba-, por citar un ejemplo. Este nuevo instituto tiende a probar que el matrimonio no tuvo por objeto la captación de la herencia.

 

Testamento: Es aquel acto por el que una persona dispone sobre el destino que quiere que sigan sus bienes cuando se produzca su fallecimiento.

Debido a las restricciones que impone la ley respecto a los herederos forzosos, es indispensable obtener el asesoramiento de un abogado respecto a la modalidad y contenido del testamento que se pretenda redactar, a fin de evitar inconvenientes al momento de su efectivización.

En principio se debe aclarar que la existencia de un testamento no evita el trámite de la sucesión. Presentaremos el testamento al expediente sucesorio para que sea aprobado. Como explicamos anteriormente la ley argentina permite disponer hasta un 33% de los bienes por testamento.

La persona que en algún momento redacta un testamento puede dejarlo sin efecto o reemplazarlo por otro, siendo el de validez el último testamento realizado.

Los requisitos para que un testamento sea válido son: 18 años de edad y encontrarse en perfecta razón. El testamento puede ser realizado por un Escribano Público lo cual siempre recomendamos a nuestros clientes, o bien puede realizarse de puño y letra por el interesado.

 

Expresarlo en un testamento

Si bien el uso de la figura del testamento no es habitual en ciertas regiones, entendemos que en la actualidad la difusión de sus alcances va a brindar mayores oportunidades a quienes disponen de bienes de elegir cuál será su destino y será más asidua su utilización.

 

Sobre su utilización en el país: Muchas personas no saben qué es lo que pueden testar, cómo se debe hacer un testamento, cuál es su costo y qué seguridad tiene. Este motivo hace que muchas veces se recurra a la donación, que no es lo más conveniente. Un inmueble que fue donado pierde valor en el mercado y prácticamente no se recibe como garantía si se quiere sacar un préstamo, ya que existe un plazo de tiempo en el que puede ser reclamado por un heredero desconocido hasta entonces, que obstruya esa donación.

Nuestro estudio considera oportuno y necesario crear la cultura del testamento como medio de trasmisión de los derechos.

 

Formalidades de los testamentos: Hay que ser rigurosos en torno a los controles y hay que evitar que se estorbe la voluntad de las personas al momento de testar, para que nadie se aproveche a través del testamento y se quede con cosas que no le correspondían, por haber logrado que alguien se las otorgue. Por eso es que el testamento impone una serie de restricciones para garantizar que refleje la auténtica voluntad de la persona que luego fallece.

Primeramente debe ser mayor de 18 años y que mantenga sus aptitudes mentales. Lo puede hacer en su casa, de puño y letra y se le llama testamento ológrafo. Tiene que contener la fecha, para saber que la persona era mayor de edad y estaba lúcida, y llevar su firma. Otra forma es realizarlo ante un escribano público.

Las dos formas tienen validez, y que en el caso del testamento ológrafo se lo puede dejar a una persona encargada de difundirlo luego de su muerte, a un grupo de personas o hasta incluso a un abogado o escribano. En ambos casos se recomienda el asesoramiento previo de abogados especialistas en la materia.

Modificaciones: Los testamentos pueden modificarse las veces que se quiera, el más actual es el que queda vigente, anulando el anterior. Los herederos no necesariamente deben conocer la existencia de un testamento. Es una información que se reserva, para evitar conflictos entre los deudos.

 

¿Es posible designar a un abogado en el testamento para que tramite la sucesión?

Sí, la persona que realiza testamento puede dejar nombrado al abogado que desea que tramite oportunamente la sucesión, por ser de su confianza y por contar con los conocimientos y experiencia necesarios para cumplir a rajatabla los deseos del testador.


Beneficios para los discapacitados El nuevo Código Civil y Comercial contempla un avance a nivel moral: se creó una norma concreta, expresa, inédita, que no tiene precedentes en el país, pero que responde al pensamiento común de la gente, para permitir que los discapacitados reciban en mayor medida que el resto de los herederos. Es una manera de poder equipararles las posibilidades para enfrentar la vida respecto de aquellos que no han sufrido el infortunio que les causa la discapacidad

Se mejora la “hijuela del heredero con discapacidad”, a quienes se los protege desde esta óptica debido a la desventaja respecto a los otros herederos quienes pueden adquirir bienes por sus propios medios; previendo, incluso la figura del fideicomiso para su beneficio.

 

Deudas: el nuevo código Civil establece expresamente que desde la muerte del causante los herederos tienen todos los derechos y acciones que aquel tenía, de manera indivisa, con excepción de los que no son transmisibles por sucesión –como los derechos personalísimos- y resultan poseedores de todo lo que poseía el fallecido.

Las deudas del causante se pagan con los bienes de la herencia, solamente, y no con bienes de los herederos, por lo que se elimina la figura de la “aceptación de la herencia con beneficio de inventario”, es decir que se acepta la herencia con la condición que se separen los patrimonios de quien ha muerto y de quien lo hereda.

 

Fideicomisos familiares. La nueva legislación facilita la creación de fideicomisos familiares, esto es fondos que se crean para ser administrados para un fin específico. Por ejemplo, alguien que tiene un hijo con alguna discapacidad, o padres mayores y quiere dejarles, además de la herencia, recursos para que vivan y no pasen alguna necesidad.

Post A Comment

YOUR CAPTCHA HERE